A- A A+
24 de septiembre de 2017

-

-

ico twitterico facebookico youtubeico flickricono-issuu instagram logot

Alrededor de 160 niñas, niños y adolescentes de las escuelas Virginia Larenas, República de Irak y Amazonas fueron las y los invitados de honor al evento cultural por el Día Internacional de Erradicación del Trabajo Infantil, que se realizó este 10 de junio, en la plaza Casa Somos Atahualpa, al sur de Quito.

El Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional participó en este evento gracias a la invitación de Fundación Martina, HIAS, Red del Buen Trato, Corporación Social Ayuda para la Autoayuda, Fundación Acción Colectiva para el Desarrollo, COMPINA y Aldeas Infantiles SOS.

Carlos Muñoz, presidente del Consejo Nacional para la Igualdad Intergeneracional, reconoció el trabajo que desde el Estado y las organizaciones sociales se ha realizado con el propósito de erradicar el trabajo infantil, un reto que se ha convertido en una política de Estado.

Aseguró que “a través de las acciones articuladas se ha logrado reducir la incidencia del trabajo infantil a nivel nacional. El porcentaje de niños, niñas y adolescentes, de 5 a 17 años de edad, que trabajan pasó del 12,12% en 2006 a 2,98% en 2014, según cifras del INEC. De 2007 a 2014 se ha reducido 9,14 puntos porcentuales, es decir que aproximadamente 150.000 niñas y niños han dejado de trabajar”.

Durante cuatro horas, las niñas, niños y adolescentes invitados disfrutaron de varias actividades lúdicas mientras conocían sus derechos y la importancia del compromiso de Estado, familia y sociedad en la erradicación del trabajo infantil.

“Los niños no debemos trabajar, eso es responsabilidad de los adultos. Nosotros debemos estudiar y ayudar en la casa. El Gobierno, los profesores, la familia, todas las personas debemos poner de parte para que no existan niños trabajadores”, aseguró Yaudri Cevallos, del colegio Amazonas, quien a sus 13 años recitaba con soltura sus derechos, al igual que sus compañeros.

Samuel Peralta, estudiante del colegio República de Irak, apoyó este criterio, pues señaló que “debe ser muy difícil trabajar y estudiar. Además, no tendríamos tiempo para jugar”.

“Para conseguir una sociedad del Buen Vivir es necesario que niñas, niños y adolescentes dejen de trabajar y recobren sus derechos a estudiar, jugar, a recibir atención médica y a compartir en familia.  La educación y la convivencia con sus pares, les permite recuperar las habilidades y destrezas que pierden cuando trabajan”, enfatizó Carlos Muñoz.

trinf cnii

escudo

logocnii3

logo-amalavida

Eloy Alfaro N28-105 y 10 de Agosto
2236812 / 2902516 / 2544794 / 22902910
igualdad.intergeneracional@gmail.com
Quito-Ecuador

Diseño web y desarrollo por: www.contacto.com